Galeries Maldà: Frikismo al rescate

Harry Potter, Juego de Tronos, Dragon Ball y figuras Funko Pop, el frikismo da vida desde hace más de dos años a las Galeries Maldà, que habían permanecido relegadas al olvido.

Barones y condes, diarios personales de medio siglo, operaciones para muñecas, polvo y olvido. Así podría resumirse la historia de las Galeries Maldà, que ahora, después de un inmerecido largo letargo, han vuelto a la vida gracias al frikismo, mucho frikismo. Una nueva etapa que marca un punto y final a un período agónico. Hace algo más de un lustro, hubiese sido impensable poder hacer un reportaje sobre las Galeries Maldà con intención honesta de recomendar visitarlas.

Para descubrir el origen, hay que remontarse a mediados del siglo XVII, cuando la familia Cortada construyó el edificio en la parcela más grande de Ciutat Vella. La Casa Cortada con el paso de los años pasaría a llamarse Palau Maldà, dado que Rafael d’Amat i de Cortada, recibió el título de Barón de Maldà i Maldanell por parte de Carlos III. El Barón es el autor de Calaix de sastre, un diario personal que escribió con regularidad durante casi 50 años y representa una de las piezas narrativas catalanas más importantes. En el siglo XIX pasó a manos de los marqueses de Castellbell después de una unión matrimonial. Tras la Guerra Civil Española, las plantas superiores pasaron a ser apartamentos y la planta baja un cine.

Fue entonces, en 1939, cuando el Marqués de Castellbell empezó a construir las galerías en los viejos jardines, inspirado por el éxito de espacios similares en otros lugares de europa. No fue hasta 1942 que nacieron las Galeries Maldà tal y como se conocen hoy en día, las galerías comerciales más antiguas de Barcelona. Durante este proceso, el Marqués dividió la propiedad de las Galeries entre sus herederos: La sociedad Maldanell obtuvo el porcentaje más elevado, un 35,53%; en segundo lugar, con un 28,11% la familia Carranza; por último, el conde de San Miguel, con un 12,71%. El porcentaje restante perteneció a la familia Salvador, que con el transcurso del tiempo fue vendiendo locales hasta quedar dividido en 13 propietarios distintos, entre la Comunidad de Propietarios de Portaferrissa y cuatro particulares. En 1989, ante la necesidad de reformar y modernizar el lugar, se constituyó la Asociación de Comerciantes de las Galeries Maldà.

En 2008, con la Asociación de Comercios de la Galeries Maldà extinta, se llegó a un acuerdo para mejorar el recinto. Ese mismo año estalló la crisis económica. En el año 2017 aún no se había finalizado el proyecto, los particulares de Plaza del Pi 4 y Pi 5, gestionados por la empresa Maldanell, cumplieron junto a la Comunidad de Portaferrisa, sin embargo, los otros dos particulares, Pi 1 y Pi 3, se echaron atrás, aunque finalmente el propietario de Pi 3 cumplió con el acuerdo. Las Galeries seguían en declive, la Asociación se mantenía cerrada prácticamente una década después y el recinto era un laberinto cadavérico, donde apenas sobrevivían una veintena de un total de 63 espacios disponibles.

Dragon Ball y Juego de Tronos dan la bienvenida al lugar. MARC DÍAZ.

La verdadera tragedia llegó con la desaparición de Policlínica de Bebés que echaba el cierre después de 72 años de vida. María Rigol abrió el establecimiento en 1946, con 21 años de edad. En esa época eran habituales los establecimientos donde reparar muñecas, un producto de lujo y que podía durar toda una vida. Rigol murió en 2014, a los 97 años de edad. Magda Pla, su hija, fue la segunda generación al frente del negocio, trabajando como antaño pero en unos tiempos completamente diferentes, donde no se repara: se tira y se compra. Policlínica de Bebés sobrevivió de la única manera que pudo, renunciando a su septuagenaria estancia en las Galeries Maldà y transformándose en una e-commerce desde casa.

Episkey: El hechizo sanador

He aquí la parte poética, cuando un comercio tradicional con más de medio siglo a sus espaldas únicamente puede sobrevivir gracias a internet, un negocio de internet  empieza a soñar con las Galeries Maldà. Aquí entra en acción Rubén Sánchez, CEO de la e-commerce Reino de juguetes. En octubre de 2017, abrió su primera tienda en las Galerías, Carreró de Muggles, una tienda temática del universo Harry Potter, la primera en España. Su apertura tuvo mucha repercusión, saliendo en medios locales y generando colas de varias horas.

Con una decoración bien ambientada en el enorme universo de Harry Potter y dependientes ataviados con los uniformes de los estudiantes de las cuatro casas de Hogwarts, se ponían a la venta un sin fín de artículos para los fans más acérrimos.  Distintas piezas de joyería: colgantes con el Giratiempos que empleaba Hermione o la temible marca tenebrosa, junto con anillos con motivo de la famosa Snitch Dorada del Quidditch o de las reliquias de la muerte. No hay suficiente espacio para hablar de la enorme cantidad de mochilas, bufandas, gafas, zapatillas, albornoces, sudaderas, carteras, pijamas, capas, sombreros que hay a la venta, muchos de estos artículos presentan además variantes de cada una de las casas. Y ahí reside la verdadera magia, cuanto más friki se sea, más se disfruta el establecimiento y sus productos. No estás comprando una varita, estás comprando la legendaria varita de Lord Voldemort, de ahí que no sorprenda la venta de varios expositores de varitas donde poder lucirlas. Tampoco es ninguna sorpresa un estante entero dedicado a los libros de J. K. Rowling, con ellos empezó todo.

En marzo de 2018, Reino de Juguetes abría su segundo establecimiento, Thronestore BCN, una tienda especializada en Juego de Tronos, uno de los fenómenos televisivos actuales. De nuevo, se repite un esquema similar al del comercio anterior, venta de toda clase de productos que van desde los juegos de mesa a los pósters. La joyería y la ropa vuelven a ser grandes protagonistas, presentan variantes según la casa que representan, haciendo uso del rico abanico de estandartes y lemas. Tampoco faltan bustos y figuras con los rostros de los famosos actores de la serie. Cualquiera puede hacerse con históricas armas – de espuma – del universo o incluso con una réplica de la corona del despiadado Rey Joffrey Baratheon. El icónico trono es otra de las réplicas que hay, situado en uno de los rincones del establecimiento para uso y disfrute de los seguidores de la serie de HBO y las novelas de George R. R. Martin, muchos deciden sentarse en el trono para sacarse una foto y poder reinar poniente sin derramamiento de sangre alguno.

En Abril se estrenó Funko Barcelona. La mayor tienda temática del universo Funko, esta marca ha logrado crear unos entrañables muñecos con generosa cabeza de las franquicias más exitosas de la actualidad: Juego de Tronos, Stranger Things, Star Wars y de otros muchos personajes del mundo del videojuego, películas, series y anime. No hay personaje de la cultura popular que no tenga su representación funko.

Cada puerta permite entrar a un nuevo universo. MARC DÍAZ.

A las dos semanas, abrió sus puertas Kame Hame, especializada en Dragon Ball. Con un gran protagonismo de los carismáticos personajes escritos e ilustrados por Akira Toriyama, sin olvidar artefactos de tanta importancia como lo son las bolas de dragón.

Septiembre fue el mes donde se abrió un segundo Carreró Maldà, dado que Harry Potter es sin duda una de las grandes atracciones. En los próximos tres meses, los comercios se duplicaron. No fue de inmediato, pero con el  tiempo, otros emprendedores se contagiaron del espíritu de Sánchez.

En octubre abría sus puertas Costurero real, otra e-commerce con 10 años a su espalda que daba el salto a los espacios físicos donde poder vender su bisutería y moda de cuentos de hadas. Su dueña, María Ángeles ‘Alassie’ Guisado, volvió a abrir otra tienda más el 15 de diciembre, Ucrhonic Time, llena de objetos de temática steampunk o retrofuturistas, entre otros.

El 15 de diciembre de 2018 fue una fecha señalada, porque no fue un único comercio el que abrió sus puertas, fueron un total de cinco en un solo día. Además de Uchronic, también se estrenó: Cadmium Rose, una tienda de moda y joyería gótica; Propcorn, especializado en réplicas de armas de videojuegos; Geek Skin, donde el frikismo se estampa en ropa interior y de bebés; por último, Kutuleras BCN, el lugar perfecto para comprar una máscara de Cthulhu.

En febrero de 2019, Reino de Juguetes volvió a la carga con otro establecimiento más, el sexto, solo que esta vez completamente diferente e innovador respecto al resto, Super Friki Market. En él, hay todo tipo de productos estrafalarios, que ya es una constante, solo que esta vez se trata de comida y bebidas.

Las Galeries Maldà se han reinventado a sí mismas, es el momento idóneo para redescubrir este enclave histórico en su punto álgido.

Cliente en el establecimiento Funko Barcelona. MARC DÍAZ.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s